Buscar
  • Phlsalud

Maneras de controlar la alimentación por estrés

Dado que muchos de nosotros nos quedamos en casa en medio de la pandemia actual, es posible que haya descubierto que sus hábitos alimenticios (y posiblemente su cintura) han cambiado.


Durante períodos de estrés agudo, tendemos a perder el apetito. Sin embargo, cuando el estrés persiste, podemos encontrarnos estresados por comer. Cuando estamos bajo estrés diario crónico o prolongado, una combinación de hormonas (cortisol, leptina, insulina, neuropéptido Y) influye en muchos sistemas de nuestro cuerpo y puede alterar las funciones fisiológicas, incluido el control del azúcar en sangre, el sueño y el hambre.


El estrés crónico puede afectar no solo nuestro apetito, sino también nuestra elección de alimentos e influir en el valor de recompensa de ciertos alimentos. El estrés alimenticio generalmente implica antojos de alto contenido de azúcar y alto contenido calórico, o "alimentos reconfortantes". Desafortunadamente, comer por estrés no alivia el estrés y puede tener un impacto negativo en nuestro bienestar físico y mental.


Podemos aliviar el estrés alimenticio aprendiendo a manejar el estrés de maneras más efectivas, así como volviéndonos más conscientes de nuestros hábitos alimenticios. Se ha demostrado que las prácticas de atención plena ayudan a controlar el estrés y a cultivar hábitos alimenticios saludables. Mindfulness es la capacidad de traer curiosidad y cuidado a la experiencia del momento presente. Podrías empezar a prestar atención cada vez que te vuelvas hacia la comida, tal vez sintiendo curiosidad por notar si incluso tienes hambre o si estás comiendo porque estás aburrido, estresado, solo o triste. Si nota que está comiendo porque está estresado, puede hacer una pausa y considerar qué es lo que realmente lo calmaría y consolaría en el momento, además de la comida. Por ejemplo, ¿llamar a un amigo te ayudaría? ¿O salir a la naturaleza, si es posible? ¿O ejercicio físico? ¿O haciendo una práctica de meditación de atención plena?


La alimentación consciente es una alternativa a la alimentación por estrés. Con la alimentación consciente, eliges conscientemente qué y cuánto comer en lugar de comer en el piloto automático. Te mantienes presente con la experiencia de comer, permitiéndote notar cuándo estás realmente hambriento y cuándo estás saciado. Puede comenzar a notar las recompensas y los beneficios de comer ciertos alimentos en lugar de otros. Para obtener más información sobre la atención plena, puede consultar el Centro de atención plena de Jefferson aquí.



Referencias:

-Yvonne H. C. Yau, YHC, Potenza MN. Estrés y conductas alimentarias. Minerva Endocrinol. 2013 Sep; 38 (3): 255-267.


-Adam TC, Epel ES. Estrés, alimentación y sistema de recompensas. Physiol Behav. 2007 24 de julio; 91 (4): 449-58. Epub 2007 14 de abril.


-Schellekens H1, Finger BC, Dinan TG, Cryan JF. Señalización de grelina y obesidad: en la interfaz del estrés, el estado de ánimo y la recompensa alimentaria. Pharmacol Ther. Septiembre de 2012; 135 (3): 316-26. doi: 10.1016 / j.pharmthera.2012.06.004. Publicación electrónica 27 de junio de 2012.

44 vistas0 comentarios